• San Jerónimo Tlacochahuaya

    Tlacochahuaya significa en náhuatl: “Lugar húmedo o tierra húmeda” o “A la mitad de la Ciénega o pantano”.

    Por tradición se sabe que Tlacochahuaya fue fundado por un guerrero zapoteca, llamado Cochicahuala, “El que pelea de noche”, después de vencer a sus enemigos, probablemente de la tribu de los chántales.

    Cuando llegaron los españoles, Tlacochahuaya fue entregada en encomienda al Señor Don Gaspar Calderón y después de mucho tiempo pasó a poder de la corona.

    Francisco de Burgoa asegura que la población era una mansión y vivienda de Recabitas; desde la fundación del convento. Los Recabitas fueron hombres que se dedicaron a la penitencia que vivían sepultados en vida, en cuevas como sepulcros; puntuales en los rigores de la maceración y el recogimiento.

    El seminario más acreditado del siglo XVI, fue el de Tlacochahuaya, incluso porque se guardaban las normas tan estrictamente que los frailes parecían estatuas, por los años que pasaban de clausura y martificación.

    Fueron prelados en el convento de San Jerónimo: Fray Juan de Mata, Vicano Fray Juan de Berrio, Fray Jordán de Santa Catalina y Fray Juan de Córdoba.

    El templo cuenta con un órgano de fuelle de la misma época, este se encuentra en el coro del templo.

    Fuente: www.inafed.gob.mx

     



Comments